944 063 154

¿Por qué tardan tanto en propagarse los cambios en el DNS?

En ocasiones es posible que los cambios realizados en la zona DNS tarden más tiempo en propagarse y que, por tanto, durante ese tiempo el servicio sobre el que se han aplicado los cambios no funcione correctamente. Principalmente esto puede deberse a tres motivos:

 

1. Un alto TTL (Time To Live) en el registro DNS

Cada vez que se crea o edita un registro DNS, es posible modificar el valor establecido en el TTL. En nuestro caso, el valor por defecto del TTL es de 60m. El TTL indica el tiempo que pasará un determinado registro DNS en la caché del servidor. Es decir, los datos de un registro DNS estarán almacenados de forma local durante 60 minutos, pasado ese tiempo el servidor volverá a enviar la información al servidor DNS y es entonces cuando se propagarán los cambios. 

Así, un TTL más bajo puede hacer que los cambios introducidos en la zona DNS se propaguen antes. Sin embargo, reducir el tiempo del TTL también implica que se realizará un mayor número de consultas a los servidores DNS, lo que puede afectar al funcionamiento de tu servidor. Nuestra recomendación es que reduzcas el TTL para garantizar que los cambios en la zona DNS tarden menos en estar disponibles, pero que una vez se hayan propagado vuelvas a aumentar ese valor. 

 

2. El proveedor del servicio (ISP)

Por norma general, tu proveedor de servicios en internet almacenará los datos de los registros DNS de manera local, de forma que no sea necesario estar solicitando constantemente esta información en los servidores DNS. Esto permite que la navegación sea mucho más fluida y que se reduzcan las peticiones, pero también puede influir en la propagación del DNS si no se tienen en cuenta los cambios del DNS a la hora de actualizar el caché. 

 

3. El registrador del dominio

Al transferir o registrar un dominio es necesario modificar los nameservers (o registros NS). Aunque la mayor parte de los registradores proceden al cambio en tan solo unos minutos, hay otros que demoran más este tipo de solicitudes. Esto se debe a que puede que sus servidores DNS raíz tengan un TTL muy alto, de hasta 48 horas para la actualización de los nameservers. Además, algunos proveedores guardan en caché esta información lo que puede hacer que la propagación de los cambios en la zona DNS sea aún más lenta. 

Artículos relacionados