944 063 154

¿Qué es un servidor DNS?

Un servidor DNS es un software que traduce las direcciones IP de los servidores a nombres de dominio. Para ello, es necesario que cada dominio tenga configurada correctamente la zona DNS, ya que de otra forma no será posible que el servidor DNS haga la traducción. Podemos consultar el servidor DNS mediante una consulta de Whois, que mostrará la IP del servidor en el que se aloja el dominio.

Los servidores DNS son uno de los elementos que componen el sistema de nombres de dominio o DNS, el conjunto de protocolos que permite la traducción de IPs a nombres de dominio. Gracias a este sistema es mucho más sencillo recordar una web y poder acceder a ella, además de evitar tener que recordar una nueva IP cuando se cambie de servidor.

El sistema de nombre de dominio tiene tres componentes:

  • Cliente DNS. Es el programa que realiza las peticiones. Puede ser una web, el envío de un correo... o cualquier acción que requiera de conocer dónde se encuentra un determinado servicio.
  • Servidor DNS. El software que gestiona las peticiones de un cliente DNS. En caso de que un servidor DNS no disponga de la información necesaria, podrá reenviársela a otro servidor para poder devolver los datos necesarios para atender la petición.
  • Zona de autoridad. El conjunto de servidores que se ocupan de resolver las peticiones DNS de una extensión de dominio (.com, .es, .eus...).

Existen diferentes tipos de servidores DNS según la función que desempeñan:

  • Primarios. Almacenan los datos de los nombres de dominio.
  • Secundarios. Realizan una transferencia de zona para obtener la información de los servidores primarios. Cualquier servidor DNS que requiere de la ayuda de otro se considera un servidor secundario, ya que él mismo no cuenta con la información necesaria para responder a una consulta. 
  • Locales o de caché. Cuando estos servidores reciben una consulta relacionada con el DNS se la trasladan a los servidores DNS primarios, ya que no contienen una base de datos en la que consultar. Para poder agilizar peticiones futuras, los servidores DNS locales almacenan la respuesta obtenida de los primarios.

A su vez, los servidores DNS responden a una determinada jerarquía que establece las relaciones entre los diferentes tipos de servidores DNS según sus funciones. Así:

  • Los servidores raíz, que componen el nivel superior, serán los primeros en ser consultados si un servidor DNS no dispone de la información necesaria.
  • Los servidores TLD, es decir, los servidores de las organizaciones encargadas de gestionar las extensiones de dominio, como por ejemplo la ICANN.
  • Los servidores de nombres autorizados.

Los servidores DNS guardan la información de las zonas DNS de un dominio. Cada vez que se modifican estos datos, se envían al servidor DNS correspondiente para que, cuando se haya propagado, todo siga funcionando correctamente y los servicios estén accesibles mediante un navegador.

Recuerda que puedes gestionar los DNS de tus dominios en Linube desde el área de cliente. En el caso de que tu servidor disponga de panel Plesk, tendrás que acceder esta acción desde el propio panel.

Artículos relacionados