944 063 154

Blog

Mide la experiencia de usuario de tu web con Web Vitals

Publicado enDesarrollo y Programación en mayo 7, 2020 10:00 am

Si tener una web es fundamental en estos días, que podamos ofrecer la mejor experiencia posible al usuario es igual de importante. De hecho, desde hace algún tiempo la experiencia de usuario ha pasado a formar parte de los factores que Google tiene en cuenta a la hora de posicionar. En un intento por hacérnoslo más fácil, especialmente a los desarrolladores, Google ha presentado Web Vitals.

¿Qué es Web Vitals?

Es la nueva herramienta de Google para comprobar que los elementos más comunes de nuestro sitio web funcionan correctamente y medir cómo de buena es la experiencia que ofrecemos a nuestros usuarios. Entre estos elementos destacan la velocidad de carga, la facilidad de navegación y también el componente visual. Para hacerlo más visual, los datos se muestran como un semáforo; con el rojo para indicar aquellos aspectos en los que deberíamos mejorar.

Web Vitals está disponible como extensión de Google Chrome y también como biblioteca JavaScript que puedes instalar en tu web. Una vez proporcionada la información, Web Vitals sugerirá cómo se puede mejorar cada uno de esos aspectos para obtener los mejores resultados.

¿Cómo funciona esta herramienta?

Web Vitals se basa principalmente en tres aspectos: carga, interactividad y estabilidad visual, para estandarizar la forma de medir la experiencia de usuario.

  • LPC (Largest Content Paint) o el tiempo que tarda en cargase el contenido principal. En este sentido, cuanto menos tarde en cargar, más optimizada estará la web y mejor posicionará. La mayoría de las webs comienzan cargando el contenido principal y, después, el resto del contenido. De esta forma el usuario puede comenzar a interactuar con la web, aunque no se haya cargado todo el contenido del sitio. Para obtener un buen LCP la página deberá cargar en menos de 3 segundos.
  • FID (First Input Delay) o tiempo que tarda en mostrarse el contenido desde que el usuario comienza a interactuar con la web o sus contenidos. Es decir, el tiempo que pasa entre que un usuario pulsa un enlace y se muestra el contenido al que dicho enlace lleva. En los casos de webs mal optimizadas, pueden pasar unos segundos entre que el usuario pulsa un enlace y la web responde a esa petición. Si quieres ofrecer la mejor experiencia a quienes te visitan, el FID de tu web deberá ser de menos de 100 milisegundos.
  • CLS (Cumulative Layout Shift) o la estabilidad visual de los elementos que componen la web. En ocasiones, algunos de ellos, como los botones o las imágenes, van moviéndose conforme el contenido va cargándose en el sitio web. Como no podemos predecir estos movimientos, no es raro que acabemos pinchando en algo que no queríamos. Este tipo de webs tendrían un CLS alto, lo que indicaría que tardan demasiado en cargar y que, como consecuencia de ello, acaban redirigiendo al usuario a un contenido que no es lo que buscaban.

En busca de la mejora

Al igual que hicieran con el desarrollo de otras herramientas, como Site Kit, Google ha indicado que seguirá mejorando Web Vitals para añadir nuevas métricas o ayudar a los desarrolladores y propietarios de sitios web a optimizar sus sitios. Google sigue centrado en ayudarnos a hacerlo mejor, conocedores de que esto contribuirá positivamente en el uso del buscador.