944 063 154

¿Cómo afrontar la transformación digital en tiempos de pandemia?

Publicado enGeneral en agosto 12, 2020 10:00 am

Llevamos años oyendo hablar de trasformación digital y, pese a ello, aún sigue siendo la gran asignatura pendiente de muchas empresas y administraciones. Algo que se ha ido aplazando durante demasiado tiempo y que ahora, propiciado por todo lo derivado del coronavirus, ha llegado el momento de afrontar. Pero, ¿por dónde empezamos?

¿Qué vas a ofrecer?

Y ‘lo mismo que en mi negocio físico’ no es una respuesta válida. Básicamente porque es posible que lo que funciona en el offline no funcione de la misma manera en el online, y viceversa. Por ello es importante que, antes de nada, te pares a pensar cómo enfocar tu transformación digital.

Por ejemplo, si no vas a poder controlar el stock adecuadamente o aún no dispones de una buena logística, es posible que no tenga mucho sentido permitir la compra online; lo más probable es que no vayas a poder cumplir con los plazos. Y eso después se traducirá en mala imagen o críticas negativas hacia el negocio y el trabajo que hay detrás. Así que, pese a que tengas una tienda, si no lo tienes todo listo es casi mejor optar por una web presencial en la que muestres tus productos en modo catálogo. Y después, cuando toda tu infraestructura esté lista, habilitar la tienda online.

La plataforma para tu transformación digital

La transformación digital siempre va ligada a una página web o una tienda online, algo así como tu nueva sede. El lugar al que deberán acudir tus clientes o usuarios para buscar tus servicios en internet u obtener más información acerca de aquello que ofreces.

Antes de decantarte por una, ten en cuenta lo que ofreces y cuál será el tamaño de tu web. Si únicamente va a ser un sitio presencial, WordPress puede ser un gran aliado ya que permite una gestión autónoma sin necesidad de tener conocimientos técnicos, ni siquiera para el diseño. Aunque esto último siempre es mejor dejarlo en manos expertas para evitar sustos: problemas de indexación, una mala velocidad de carga, gestión del DNS… Si optas por una tienda online, deberás escoger en función del tamaño del ecommerce. Nuestra recomendación es optar por WooCommerce en el caso de tiendas pequeñas o PrestaShop para aquellas de gran tamaño. Al igual que con WordPress, si tienes tiempo y muchas ganas, podrías hacerlo tú mismo.

Eso sí, no te dejes llevar por lo tentador del precio de algunas plataformas, ya que muchas de ellas tienen truco. En algunos casos no será posible migrar el proyecto a otro servidor porque realmente no es tuyo, sino de la propia plataforma. Lo que te obligará a volver a empezar desde cero en caso de que, el crecimiento del proyecto, requiera mayor potencia. Ya sabes eso de que lo barato sale caro y, en internet, el precio del servicio nunca debe ser el factor de decisión.

La incertidumbre que viene

De acuerdo con un estudio de Nielsen durante las primeras semanas del estado de alarma no solo se disparó el consumo a través de internet, sino que también se apreció una tendencia a la creación de nuevos negocios online. En este último punto se tienen en cuenta las empresas de nueva creación y los proyectos derivados de la transformación digital de aquellos negocios que aún no tenían presencia en internet. Y no solo eso, si no que la excepcionalidad de la situación contribuyó a que, además de teletrabajar y comprar más veces, gastáramos más dinero en nuestras compras online. Una tendencia que aún hoy, varios meses después, se mantiene.

Pese a ello hay que tener en cuenta que este crecimiento puede no ser algo que se mantenga indefinidamente en el tiempo. Aunque muchos usuarios que nunca habían comprado a través de internet han comenzado a hacerlo, y que el gasto medio haya aumentado, la situación continúa siendo excepcional. Probablemente motivado por las restricciones de las tiendas y las facilidades de devolución. Algo que hará que cada vez compremos más online, pero también muchos volverán al offline cuando la nueva normalidad sea algo más parecida a la normalidad prepandemia.

Lo único que está claro en todo esto es que, si hay un momento perfecto para abordar (por fin) la transformación digital, es este. Lo demás, si después llega la crisis o no, siempre estará por venir.