944 063 154

Splinternet y ¿el fin de internet?

Publicado enGeneral en marzo 30, 2022 10:00 am

El conflicto entre Rusia y Ucrania ha vuelto a traer un término que por el momento parecía algo estancado: splinternet. Un concepto creado en 2001 para designar a un modelo de internet totalmente diferente a lo que conocemos hasta el momento; y que con el paso de los años ha ido redefiniéndose y ahora parece ser más real que nunca. Y no en el tono positivo que nos gustaría.

¿Qué es splinternet?

También llamado balncanización de Internet o ciberbalcanización es una forma de internet dividida en base a diferentes factores. La tecnología, las formas de comercio, las ideologías políticas, la religión o los intereses de un país pueden provocar la creación de un nuevo “internet” donde es el propio país quien tiene el control total de la red. Alterando por completo el sentido del propio internet y el principal motivo por el que fue creado en 1969: ofrecer una conexión de alcance mundial.

En su primera definición por parte de Clyde Wayne Crews, splinternet era una forma de designar a una red paralela que permitiría la creación de universos privados y autónomos. Actualmente, y desde 2019, el término se refiere a algo mucho más negativo para describir una forma de internet radicalmente opuesta a lo que conocemos por internet. Son ejemplos de splinternet el denominado Gran Cortafuegos de China o Runet, el internet de Rusia.

Rusia y su propio internet

Si bien Runet es el término que más estamos escuchando estos días, lo cierto es que otros países ya modificaron internet a su antojo antes. Empezando por China, Irán o Corea del Norte, en todos estos países el contenido de su “internet” está vigilado por una empresa estatal encargada de decidir qué puede o no compartirse y a qué servicios pueden conectarse los ciudadanos. Todo lo que incumpla las normas establecidas por el país será susceptible de ser censurado.

En el caso de Rusia, aunque llevaba algún tiempo rumoreándose que estaba probando con su propio splinternet, siempre lo habían negado. Además, hasta hace unas semanas estaban totalmente adaptados al internet estándar. En el contexto en el que nos encontramos en este momento el asunto de Rusia y su propia red de internet cobra mucha más importancia. Esto se debe a que desde el resto del mundo se les ha vetado el acceso a determinados servicios. Esto parece haber reforzado la seguridad de los proveedores de internet rusos y promovido el uso de servidores DNS que solo funcionen con dominios rusos. Es decir, que acabe por materializarse el splinternet, ese al que siempre se habían referido como una forma de garantizar la seguridad de las páginas web rusas ante los ciberataques de otros países.

Mucho más complejo

Si de primeras parece una respuesta a las sanciones impuestas desde el resto del mundo, el que Rusia esté utilizando su propio internet podría cambiar el futuro del mismo internet. Al añadirse un nuevo ejemplo de splinternet podría ser que la fragmentación del internet global esté un poquito más cerca; ya que se ha dividido aún más la red en un intento de mantener la soberanía de un país.

Más allá del propio conflicto, splinternet parece que finalmente ha llegado para quedarse. Establecer acuerdos comunes en materia legal, cultural o ideológica para que internet siga siendo lo que es parece cada vez más complicado. Así, lo más probable es que en los próximos años vayan creándose diferentes redes regidas por unos intereses determinados que vayan acabando con esa red global que permitió conectarse al mundo.