944 063 154

Blog

WHOIS, ¿Qué es y para qué servía este protocolo antes del RGPD?

Publicado enDominios Web en abril 22, 2018 10:19 am

WHOIS es un protocolo de transmisión (TCP) que actuaba a modo de base de datos y que contenía gran información acerca de los registradores de dominios. También sirve como intermediario entre ICANN, la Corporación encargada de la asignación de nombres y números en internet, y los registradores de dominios.

WHOIS se creó en 1982 a modo de directorio que contenía información acerca de los usuarios de ARPANET. Desde entonces, la plataforma ha ido mejorando sus políticas hasta constituir un servicio mejor y mucho más completo. Esta base de datos era de gran utilidad tanto para los registradores de dominios, como para los registratarios de los mismos. Además, resultaba útil para todo aquel usuario que deseara realizar cualquier tipo de consulta para saber de quién era un dominio.

¿Qué función tenía WHOIS?

A la hora de registrar un nuevo dominio, es necesario proporcionar una serie de información al registrador de dominios. Antes de la llegada del RGPD era posible comprobar quién estaba detrás de un dominio a través de una sencilla búsqueda en WHOIS. Por lo que era de gran utilidad para saber quién era el responsable de un ciberataque, por ejemplo. Además, la información contenida en esta base de datos también permite conocer direcciones IP o el nombre del propietario del dominio.

Así, si queríamos tener una dirección física en la que localizar al propietario de un dominio, aquí también encontrábamos esta información. Todo aquel que quisiera registrar un nombre de dominio debía proporcionar información técnica y de contacto que figuraría en la base de datos de WHOIS. Además, nos facilitaba la información de contacto técnico y administrativo y especificaba la fechas de creación y de caducidad del dominio; los llamados “datos de WHOIS”.

Entre las mejoras incluidas en los últimos años en relación a esta herramienta destacan el recordatorio anual para la actualización o la corrección de los datos recogidos en WHOIS. Es decir, la información contenida en la base de datos está siempre actualizada, o al menos debería de ser así. En caso contrario, el dominio se pondrá en suspenso hasta que los datos disponibles hayan sido actualizados y correctamente escritos. También se han ido incluyendo políticas de restricción de marketing. De esta forma se evita que los datos extraídos puedan ser utilizados para fines comerciales.

¿Qué ha sido de WHOIS?

Antes de que la política de protección de datos cambiara, si estabas pensando en registrar un nuevo dominio para proteger tu marca, podías realizar una sencilla búsqueda dentro de WHOIS. Esto te servía para saber si el dominio que querías registrar se encontraba disponible. Si el dominio estaba libre, desde WHOIS se facilitaba el proceso para registrarlo. En caso de que el dominio ya estuviera ocupado, se mostraba el nombre del titular del dominio.

Hasta que llegó el RGPD, WHOIS era una herramienta de gran utilidad para conocer información de un dominio. Pero, con el cambio de política de protección de datos, actualmente revela muy poca información. Actualmente, únicamente puede conocerse la fecha de caducidad del dominio, el registrador o los name servers. Parece ser que, lamentablemente, el nuevo reglamento de datos (casi) ha acabado con WHOIS.