944 063 154

Blog

¡Feliz Día 256, Programador!

Publicado enEventos y Colaboraciones en septiembre 13, 2017 9:56 am

¡Feliz día del programador! Hoy, 13 de septiembre es el día número 256 del año. ¿No te dice nada esta referencia? Tal día como hoy desde 2009 (o 12 de septiembre, si el año es bisiesto), se celebra el Día del Programador. La elección del día número 256 para homenajear a todos los programadores del mundo, no es algo aleatorio. Esta fecha fue escogida por ser 256 es la cantidad de números que pueden representarse con 8 bits (o su equivalente: 1 byte). Además 256 es la mayor potencia de 2 que es menor de 365; que son los días que tiene un año que no sea bisiesto.

La idea de que los programadores tuvieran su propio día en el calendario surgió de la mente de Valentin Balt. Un desarrollador web ruso que en 2002 decidió proponer la festividad cuando trabajaba en Parallels Technologies, una empresa especializada en el diseño web. Todo empezó con una recogida de firmas para presentarle al gobierno ruso una petición formal para la celebración del Día de los Programadores. Una propuesta que 7 años más tarde se materializó en un Decreto que el presidente ruso Dmitri Medvédev firmó el 11 de septiembre de 2009.

Los arquitectos de la red

La relevancia del Día de los Programadores en el mundo actual es innegable. En algunos países del mundo, el 13 de septiembre se ha establecido como un día festivo. Una festividad con la que se trata de homenajear a un colectivo cuyo trabajo es habitualmente poco reconocido. Sin la gran labor que realizan diariamente los programadores y programadoras del mundo, ni siquiera podríamos navegar por internet. En cada una de las acciones que realizamos usando un ordenador hay alguien detrás. Un programador que tuvo que hacer las configuraciones necesarias para que la acción se ejecute correctamente.

Por ello, a los programadores también se les conoce como arquitectos de la red. Su gran habilidad para llevar a código todas las ideas que podamos tener parece no conocer límites. Pero, para que hasta las ideas más locas puedan hacerse realidad, es necesario escribir cada una de las funciones, depurarlas y mantener el código de forma constante. De esta forma se evita cualquier vulnerabilidad o fallo en el sistema.

Si tienes cerca a algún programador o programadora, no olvides felicitarle hoy y cada 13 de septiembre. Que no parezca que solo te acuerdas de él y de su trabajo cuando hay algo que no funciona. Porque detrás de ese algo que funciona correctamente, también hay horas de trabajo.