944 063 154

Blog

El tráfico en tu web: transferencia y ancho de banda

Publicado enGeneral

Muchas veces escuchamos acerca de la transferencia y ancho de banda. Y también muchas de esas veces no sabemos a qué se refieren con esos términos. Si este es tu caso, vamos a explicar qué son cada uno de ellos y en qué se diferencian.

¿Transferencia VS ancho de banda?

La transferencia de un plan de alojamiento o un servidor hace referencia al tráfico, o cada uno de los accesos, que tiene el sitio web. De esta forma, podemos diferenciar entre tráfico web externo y tráfico interno. Por tráfico externo entendemos el consumo que se hace cuando alguien visita nuestra web; o también cuando se descarga algún archivo disponible desde la web. En el lado opuesto, llamamos tráfico interno a la subida de contenido, como por ejemplo, a través de una cuenta FTP. Asimismo, se considera tráfico interno el envío de correo y, en algunos casos, los procesos del volcado internos que se realicen.

La transferencia, habitualmente, se mide en consumo de gigas mensuales. Por lo general, todos los planes de alojamiento suelen contar con estadísticas detalladas del consumo de transferencia. Unas gráficas que se actualizan diariamente y se reinician a final, o principios, de mes en función del proveedor de alojamiento. En cualquier caso, cuando llegue un nuevo mes, puedes vuelves a disponer de la capacidad de tu alojamiento de nuevo.

Mientras que la transferencia es el consumo de gigas que el tráfico de un sitio alcanza en un periodo de tiempo determinado, el caudal hace referencia al ancho de banda que posee la plataforma en la que está alojado ese sitio y se mide en megabit (Mbit o Mb). Por lo tanto, el ancho de banda está relacionado con la velocidad de transferencia o de descarga de datos.

Diferencias entre transferencia y ancho de banda

Para explicar los conceptos de transferenia y ancho de banda y diferenciarlos entre ellos siempre recurrimos a un ejemplo simple, pero muy gráfico. Representamos la transferencia como un montón de litros de agua y al caudal, o ancho de banda, como el tubo que la va a conducir. Si tratamos de volcar todos los litros simultáneamente no podremos hacerlo si la sección del tubo es muy reducida. En este caso tendremos que ir vertiendo el líquido poco a poco. Sin embargo, esto no ocurrirá si contamos con un conducto de diámetro muy superior.

De vuelta a la informática, en muchas empresas de hosting se dispone de transferencias muy elevadas pero el caudal muy limitado. Una situación que puede generar cuellos de botella si existen muchas visitas concurrentes y, por tanto, se ralentizará el acceso a la web. Para evitar que esto le suceda a nuestros clientes, en Linube contamos con planes de hosting de 50GB de transferencia; así evitamos que la transferencia o el ancho de banda te causen problemas.