944 063 154

Webmail seguro: tu email a salvo de miradas indiscretas

Publicado enCorreo / Webmail Servidores cloud

Hace unos meses todos recibimos decenas de correos electrónicos para que consintiéramos el envío de comunicaciones comerciales de acuerdo con la nueva RGPD. Gran parte de esos emails ni siquiera sabíamos de dónde venían. Es más, puede que en muchos casos no recordábamos haberles cedido dato alguno a esas empresas. Pero ahí estaban esos correos en nuestra bandeja de entrada. Aunque esto no es tan fácil de evitar, ya que la posibilidad de recibir spam siempre estará ahí, puedes hacer que tu bandeja de entrada sea mucho más segura teniendo tu propio servicio de correo electrónico en un servidor un cloud privado. Con un webmail seguro la privacidad de tus datos está garantizada.

Ayer saltó la noticia de que Google podría espiar nuestras cuentas de correo; y es que el uso de ciertas aplicaciones y demás servicios gratuitos implican en muchos casos algunas cesiones, generalmente todas ellas relacionadas con nuestros datos. De esta forma, acusan a la compañía de autorizar a determinadas empresas a leer nuestra bandeja de entrada con fines publicitarios. Es decir, de acceder a nuestras conversaciones para que la publicidad que nos aparezca mientras navegamos por internet esté verdaderamente relacionada con las cosas que nos interesan.

Tu propio Webmail seguro

Para que nadie tenga acceso a tus correos, la mejor opción es utilizar un webmail seguro. Un servicio que consiste en un correo asociado al dominio de tu web y que, además de servir para mejorar tu imagen de marca, te otorga su control total; también llamado «correo profesional». En la gran mayoría de planes de hosting o de planes de correo se incluye el webmail. Para que te hagas mejor a la idea, un webmail, pero gratuito, es por ejemplo Gmail. La diferencia entre la plataforma de Google y tu propio webmail es que en el segundo caso la privacidad está garantizada.

Así que, si quieres tener tu propio webmail y ser tú quien configure su capacidad y, sobre todo, la única persona con acceso a tu bandeja de entrada, empieza por registrar tu propio dominio. Una vez hayas registrado tu nuevo nombre en internet, podrás empezar a sacarle el máximo partido a tu marca y crear todos los buzones de correo que necesites.

Ventajas de un correo electrónico profesional

Una vez tengas tu propio correo corporativo podrás hacer mucho más que enviar correos. Como por ejemplo activar filtros avanzados por cuenta, crear mensajes pre-programados, gestionar el spam… Si a la hora de crear cuentas de correo te decantas por el protocolo IMAP, tendrás todos los emails de tu ordenador y webmail sincronizados en el servidor. De esta forma podrás acceder a los mensajes desde cualquier lugar siempre que lo necesites.

En pocas palabras: con un correo electrónico profesional y tu propio webmail, tendrás el control absoluto sobre todas tus comunicaciones con un solo clic. Y no sólo eso, ya que la privacidad es solo una de las muchas ventajas del correo corporativo. El resto de los beneficios tendrás que descubrirlos a medida que utilices el servicio.

La seguridad del cloud privado

Para asegurar al máximo tus datos, es recomendable la contratación de un cloud privado. Un alojamiento al que solo tú tienes acceso y en el que puedes almacenar todos los archivos que consideres necesarios con la seguridad de que nadie puede acceder a ellos. Un servicio similar a conocidas plataformas como Google Drive o DropBox o su equivalente privado Nextcloud; con la diferencia de saber dónde están ubicados los servidores y cómo acceder a ellos. Puesto que en este tipo de servicios gratuitos en la misma plataforma se encuentran almacenados miles de archivos de cientos de usuarios. Crea tu propio correo corporativo totalmente individual y privado contratando cualquiera de nuestros planes cloud.

Mientras te decides entre continuar con un servicio gratuito o pasarte a un servicio totalmente seguro y privado, puedes comprobar qué permisos has otorgado a las diferentes aplicaciones. Y, a partir de ahora, presta más atención a lo que te piden las aplicaciones gratuitas de las que haces uso.