944 063 154

Blog

Categoría: Dominios

WHOIS (por fin) podría tener un sustituto: RDAP

Publicado enDominios en septiembre 25, 2019 10:00 am

La llegada del nuevo reglamento de privacidad de los datos ya hizo presagiar el final de WHOIS, un final que ahora parece inminente. Durante unas cuantas décadas, WHOIS ha sido la única fuente de información para encontrar los datos de los propietarios de los dominios. Una base de datos pública que no ha sabido adaptarse a los cambios de legislación ni al funcionamiento de internet y que está a punto de ser sustituida por RDAP.

¿Qué es RDAP?

El Protocolo de Acceso a Datos de Registro (RDAP) es la principal alternativa para reemplazar a WHOIS. Un nuevo protocolo desarrollado por el IEFT en 2015 para proporcionar el mismo servicio que WHOIS, pero resolviendo todas sus deficiencias. Al igual que su antecesor, RDAP permite conocer información relacionada con recursos fundamentales de internet, como nombres de dominio, direcciones IP o Sistemas Autónomos (ASN) de una forma más segura, estandarizada e internacional.

Teniendo en cuenta que WHOIS nació en 1982 para consultar información sobre las conexiones de ARPANET y que apenas ha sufrido modificaciones en este tiempo; es normal que el protocolo no sea capaz de satisfacer las necesidades técnicas de la web e internet en pleno 2019. Además de sus limitaciones técnicas, la concienciación sobre la privacidad en internet, especialmente desde la llegada del RGPD, ha terminado de rematar al obsoleto protocolo.

Un protocolo actualizado

Junto con las principales debilidades de WHOIS, a la hora de diseñar RDAP se han considerado las etiquetas utilizadas por los servidores de WHOIS para mostrar los datos. Y es que problemas de seguridad aparte, WHOIS muestra la información en texto plano; algo que dificulta su interpretación. A lo que habría que añadir la imposibilidad de utilizar alfabetos no latinos; haciendo que consultar información de un dominio, por ejemplo, asiático sea misión imposible. Por ello, con RDAP se busca dar respuesta a todos los problemas que WHOIS no ha conseguido hacer frente.

  • Formato estandarizado de preguntas-respuestas y mensajes de error. RDAP devuelve los datos en formato JSON, haciendo que la interpretación de los programas informáticos sea más sencilla. Además, permite la automatización de un gran número de tareas y no es necesario recurrir a software adicional porque se utiliza una semántica común y estructurada.
  • Acceso seguro a través de HTTPS. Mientras que en WHOIS no es posible autenticar el servidor y el contenido se sirve en texto plano, con RDAP la información se cifra.
  • Autenticación y definición de permisos de acceso a los datos. La llegada del RGPD ocultó al público general casi toda la información contenida en WHOIS. Con RDAP solo los usuarios autorizados tendrán acceso a la dirección de correo o al contacto técnico de una página web; los usuarios anónimos únicamente podrán ver los datos más básicos. Una forma de reducir los ataques contra sitios web y empresas.
  • Mayor flexibilidad. Mientras que WHOIS está vinculado a TCP y a un puerto específico, RDAP tiene una mayor independencia al recurrir a HTTP. Esto hace que sea posible realizar búsquedas de datos, en lugar de búsquedas estáticas, y se simplifique la programación de servicios de consulta.
  • Internacionalización de los datos. Gracias a HTTP es posible consultar información en otros idiomas y alfabetos. De esta forma, la limitación de WHOIS a alfabetos latinos, al no poder especificarse la codificación de texto, desaparece.

El último intento

No es la primera vez que se intenta crear un protocolo que sustituya a WHOIS. CRISP e IRIS son algunos de los intentos por renovar una herramienta fundamental pero desfasada. Y es que la información contenida en WHOIS puede ser de utilidad para informar al propietario de una web sobre problemas técnicos, para informar de vulneraciones de derechos de autor, tomar acciones legales e incluso para intentar comprar el dominio asociado. Pero también puede ser utilizado con fines menos amables como el envío de spam.

Los servidores de WHOIS han sido la fuente de información de los spammers durante años; ya que mediante una simple búsqueda era posible hacerse con un gran número de direcciones de email. De ahí que haya sido necesario buscar una alternativa que ofrezca las mismas funciones que WHOIS, pero cumpliendo con las normativas vigentes; especialmente con la RGPD.

Si por la ICANN hubiera sido, WHOIS habría sido sustituido por otro protocolo hace mucho tiempo. Con RDAP parece que por fin podría llegar el reemplazo perfecto.

Comprobar la reputación del dominio y evitar que acabe en spam

Publicado enDominios en julio 10, 2019 10:00 am

Siempre que enviamos emails lo hacemos con la intención de que nuestros mensajes sean leídos. Pero, para que lleguen correctamente a las bandejas de entrada de nuestros clientes o usuarios, es fundamental tener en cuenta la reputación del dominio desde el que se envían. De otra forma, nuestros mensajes acabarán, en el mejor de los casos, en la carpeta de spam.

¿Qué es la reputación del dominio?

La reputación de un dominio es un factor que se obtiene del uso que se hace de una dirección IP y de cómo se gestionen los envíos a través de correo electrónico. Así, llevando a cabo buenas prácticas de email marketing, la reputación del dominio será mucho mejor que si mandamos a nuestros usuarios correos que no desean recibir. Además, cuanto más alta sea la reputación de un dominio mayor tasa de apertura tendrán los correos que se envíen a la vez que se reducen las posibilidades de que el dominio acabe en alguna lista negra.

Aunque sea el principal factor, para determinar si los correos se reciben correctamente o si son marcados como spam, no es el único. En la reputación del dominio también influye el uso que se hace de IP desde la que se envían los correos. Este asunto, en el caso de que compartas servidor con otros usuarios, será algo que no dependerá directamente de tus acciones. Ya que en un plan de hosting una misma dirección IP se comparte entre varios usuarios; lo que hace que el uso de un usuario pueda perjudicar a todos sus vecinos y afectar a la capacidad para enviar mensajes de cada uno de ellos.

Pero para determinar la reputación del dominio y la IP también se considera la reacción del destinatario. Si cada vez que recibe un correo, lo marca como spam, el dominio, la IP o ambas, acabarán en listas negras. Por lo que en gran medida se trata de algo que no depende directamente del propietario del dominio; aunque de forma indirecta es el reflejo de sus acciones.

¿Cómo comprobar la reputación de mi dominio?

Existen multitud de sitios web en los que, a través de una sencilla búsqueda, puedes averiguar cuál es la reputación del dominio. Eso sí, hay que tener en cuenta que contar con un dominio de buena reputación no evita que los correos que se envíen puedan acabar en la carpeta de spam. Aquí te mostramos algunos de ellos:

  • Senderbase.org. Permite conocer la situación de una IP o dominio en base a tres fases: buena, neutral o pobre. En función del resultado, sabrás si necesitas cambiar tu estrategia de email marketing o si vas por el buen camino.
  • Senderscore.org. En una escala de 0 a 100 muestra el estado de una IP frente a otras direcciones. Cuanto mayor sea la puntuación obtenida, mayor será la reputación del dominio y, por lo tanto, la tasa de entrega de los emails.
  • ReputationAuthority. Además de indicar si una web contiene malware, muestra el porcentaje de correos buenos y malos según la IP desde la que se enviaron.
  • Barracuda Central. Una enorme base de datos que averigua la reputación de un dominio y de una IP en tiempo real, mostrando cuáles de esas direcciones son buenas y cuáles demasiado pobres.
  • TrustedSource. Además de información sobre un dominio y su reputación, este sitio web proporciona detalles sobre el servidor de correo y las DNS; así como el historial del dominio y sus asociaciones.

Otros aspectos de reputación

Más allá de realizar una consulta a estos sitios web puedes revisar otros aspectos relacionados con tu dominio. Por ejemplo, un mal uso de los registros DKIM, SPF o CNAME de la zona DNS también puede ocasionar que tus emails acaben en la carpeta de spam. Además, lo apropiado del contenido de tus emails o si envías en el texto enlaces que se encuentran en listas negras, son otros aspectos a considerar para mejorar la tasa de envío.

Puesto que el email es la principal forma de propagación de malware y phishing, cuidar el uso que se le da al servicio de correo es fundamental. Ya no solo para evitar las listas negras sino también para conseguir la mejor reputación del dominio y ganar la confianza de los usuarios.

EMD, tus keywords en el dominio

Publicado enDominios en mayo 29, 2019 10:00 am

Hace algunos años los dominios EMD causaron verdadero furor en internet. Muchas páginas web se encontraban bajo dominios que mostraban justo lo que el usuario estaba buscando. Hasta que a Google aquella estrategia le dejó de gustar y empezó a penalizar esta práctica con las siguientes actualizaciones de su algoritmo.

¿Qué es un dominio EMD?

Exact Match Domain, como su nombre indica, es un nombre de dominio de concordancia exacta. Es decir, un dominio que es, a su vez, una palabra clave o una combinación de ellas. Cuando en los resultados de búsqueda aparece un dominio EMD se presupone que todo el contenido de dicha web estará relacionado con la palabra clave en cuestión; pero lo que muchas veces se obvia es que se trata de spam puro y duro. Además de que utilizar esta técnica puede llevar a crear nombres de dominio demasiado largos.

En sus inicios, registrar un EMD era sinónimo de mejor posicionamiento, de obtener más clicks y más tráfico prácticamente desde la publicación de un sitio web. Esto se debía a que parte del trabajo para escalar posiciones ya estaba hecho. ¿Qué puede haber más exacto que registrar como dominio EMD justo lo que el usuario quiere encontrar?

De ahí que en sus primeros años tuvieran un impacto muy positivo en SEO. Además, por regla general estos sitios web estaban plagados de términos relacionados con el dominio EMD, de enlaces que iban y venían a sitios web de temáticas parecidas… pero también repletos de spam. Por ello, Google empezó a penalizar a aquellas páginas web que tenían un EMD, pero un contenido de poca o ninguna utilidad para los seres humanos, aunque para las arañitas de Google fuesen lo más tentador del mundo.

El algoritmo anti-concordancia exacta

En vista de aquel panorama Google decidió actualizar su famoso algoritmo de búsqueda para mejorar la experiencia de sus usuarios y eliminar el spam en sus resultados de búsqueda. Así, comenzaron a penalizar a los sitios web con un dominio EMD cuyo contenido era poco útil para el usuario: webs de enlaces de afiliados, contenido pobre y únicamente pensado en la optimización… De esta forma, se comenzó a dar importancia a la calidad del contenido y lo relevante que resultaría para el usuario por encima del uso de las palabras claves más apropiadas.

Aunque este cambio de Google pareció cundir el pánico, no todos los sitios web se vieron afectados. Únicamente aquellos que seguían malas prácticas en cuanto a experiencia de usuario sufrieron las consecuencias del cambio de algoritmo. Así, por mucho que una web contara con un dominio EMD, si su contenido es de calidad y no está creado solo desde el punto de vista del posicionamiento, no hay peligro. Para determinar qué webs miran por el usuario y cuáles se centran únicamente en posicionar, Google recurre a una serie de indicadores: calidad y temática de los enlaces entrantes, veces que se comparten en las redes sociales, cantidad de backlinks, calidad de la ortografía

Los EMD en la actualidad

En este momento, los dominios de palabras clave solo se utilizan en proyectos de nicho donde hay poca competencia para la palabra clave que se utilizará como nombre de dominio. Entre otras cosas por su elevado precio; ya que las keywords ‘más comunes’ ya están registradas. De ahí que para registrar un nuevo dominio sea necesario realizar un ejercicio de creatividad que permita dar con un nombre nuevo, fácil de recordar para el usuario y que esté disponible.

Además, a pesar de que un dominio de concordancia exacta pueda ayudar a obtener mejores resultados de búsqueda, es una técnica demasiado agresiva (y penalizable por Google) que no permite crear marca. Al recurrir a las palabras clave para el dominio el nombre de la marca se diluye; por lo que con un EMD es más fácil darse a conocer por lo que se hace y no por quien se es.

Aunque pueda parecer que los dominios de palabras clave son cosa del pasado, continúan utilizándose, pero con un propósito totalmente diferente. La idea de ser justo lo que el usuario está buscando tiene sentido en situaciones muy concretas. Por ejemplo, en una campaña estacional donde lo que interesa es generar tráfico en un site creado para la ocasión. También en el caso de eslóganes o claims muy potentes que puedan servir de gancho para redirigir visitas a la web principal. Este último es el caso de Nike, donde justdoit.com lleva al site principal de la marca nike.com. Asimismo, es común recurrir a los EMD para crear expectación entorno a un nuevo proyecto en el que se desconoce la marca que está detrás.

¿Has pensado alguna vez en recurrir a un EMD? ¿Para qué tipo de proyecto o qué palabras claves utilizarías para evitar ser penalizado por los motores de búsqueda?

El dominio.com se agota, ¿qué opciones tenemos?

Publicado enDominios en diciembre 19, 2018 10:00 am

Si estás pensando en desarrollar un nuevo proyecto web también andarás dándole vueltas al dominio que tienes que registrar. Lo habitual, por ser recomendable y mucho más utilizado, es registrar un dominio.com. La gran mayoría de páginas web presentes en internet cuentan con este dominio de nivel superior TLD; aunque también dispongan de otras extensiones de dominio. Pero tenemos malas noticias.

A medida que aumenta el uso de internet, hacerse con el dominio.com deseado es cada vez más difícil. Las páginas web ya no son solo para las grandes empresas, sino que todos podemos tener nuestro propio sitio web; incluso sin ser una empresa. Lo que está provocando que el dominio.com esté en peligro de extinción. No porque el número de dominios que pueda registrarse sea finito, sino que la limitación se encuentra en nuestro vocabulario.

Sin dominio.com

Aunque siempre quedará la creatividad, conseguir un buen nombre para un proyecto es cada vez más difícil. Si parece que ya todo está inventado, también están registrados casi todo dominio.com. Incluso son muchas las grandes compañías que ni siquiera cuentan con sunombre.com; o que han tenido que pagar grandes sumas de dinero para poder hacerse con él.

Esto se debe a que para el registro de nuevos dominios solo se tiene en cuenta a quien llega antes. Los registradores no comprueban si quien quiere hacerse con un dominio tiene algún tipo de derechos sobre el nombre a registrar. De hacerse esto el registro de dominios sería un proceso que se dilataría en el tiempo y también una forma de limitar la libertad de los registratarios. Al fin y al cabo, hay quien recurre al registro de dominios como forma de especulación y quien lo hace por asegurarse el nombre de un proyecto muy a futuro.

La propuesta de la ICANN

Desde hace unos años la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN) ha iniciado la apertura de nuevas extensiones de dominio. De forma que puedan registrarse nombres similares, pero con una extensión totalmente diferente.

El uso de las nuevas extensiones de dominio supone todo un ejercicio de creatividad. Desde localizar geográficamente una empresa por el dominio, a indicar su actividad o incluso conseguir que, combinando los dos elementos, pueda leerse el nombre completo de la compañía. Incluso algunas grandes marcas disponen de su propia extensión de dominio; y esta sí es la forma más eficaz de que nadie pueda hacerse pasar por ti.

La apertura de nuevas extensiones de dominio parece estar dando buenos resultados, pero aún es poco utilizada. Es posible que muchos usuarios no sepan que existen nuevas gTLD o que ver direcciones que no contengan dominio.com o .es les produzca cierta desconfianza.

El mismo problema en las redes sociales

Los usuarios en redes sociales se asignan de la misma forma que los nombres de dominio: quien antes llegue se hará con él. Esto ha provocado que, al igual que sucede con los dominios, haya quienes no han conseguido el nombre de usuario que deseaban. Un problema que le ha salpicado al propio Jack Dorsey, uno de los fundadores de Twitter. Y es que, en esta red social, intentar hacerse con el control de un determinado nombre de usuario es tarea imposible; que además va en contra de las políticas de Twitter.

Nuestra recomendación es que si tienes cualquier idea en la cabeza, valides el dominio cuanto antes. Aunque el proyecto salga a la luz dentro de unos años, o incluso si no llega a hacerlo nunca. Y lo mismo para tus perfiles sociales, de esta forma será más complicado que alguien se haga con el nombre de usuario que necesitas.

Recuerda que los derechos de autor o de propiedad intelectual ya no lo son todo. Ahora son igual de importantes la disponibilidad online del nombre y, sobre todo, tener mucha suerte.

Gestiona tu zona DNS desde nuestro área de cliente

Publicado enDominios en noviembre 6, 2018 10:50 am

Sabemos que la gestión de un alojamiento o un dominio puede ser algo difícil; especialmente, si no cuentas con los conocimientos técnicos necesarios. Por ello, en Linube estamos continuamente desarrollando nuevas herramientas que implantar en nuestros servicios para que gestionar tu servidor cloud, plan de hosting o dominios sea cada vez más sencillo. En esta ocasión, la nueva funcionalidad está relacionada con la gestión de la zona DNS.

¿Qué es la zona DNS?

Cualquier alojamiento web recurre a una serie de protocolos para su funcionamiento; protocolos de transimisión como TCP, protocolos de transferencia como HTTPS, protocolos de correo como SMTP, POP e IMAP… Para que cada uno de ellos pueda realizar su función correctamente es necesario otro el protocolo DNS o Sistema de Nombres de Dominio.

Podríamos decir que la zona DNS es una base de datos que recoge todos los registros asociados a un dominio. Un archivo de texto que contiene cada uno de los registros configurados. La zona DNS permite, por ejemplo, que un navegador pueda asociar un dominio a una determinada IP. De esta forma, cuando un usuario quiera acceder a un sitio web pueda hacerlo a través del nombre de dominio. Sin la existencia de los registros DNS, sería necesario recordar la IP de la web para acceder a ella. A ello, además de la dificultad de memorizar la sucesión de números que componen la dirección IP, supondría que en un plan compartido, no sabríamos a que web llegaríamos. Para evitar todo esto se crearon las zonas DNS y para que su gestión sea más sencilla, hemos añadido nuestra nueva funcionalidad.

Edita tus DNS

Recientemente, añadíamos en el área de cliente unos botones para servidores no administrados con los que apagar, reiniciar o forzar el apagado de tu servidor cloud de una forma más sencilla. Esta vez, la nueva funcionalidad que incluimos en el panel de cliente está relacionada con la gestión de dominios; concretamente con la gestión de la zona DNS.

A partir de ahora, en la sección de dominios del área de cliente encontrarás una nueva pestaña: gestionar DNS. Con esta nueva funcionalidad podrás crear todos los registros DNS que necesites para la gestión de tus dominios. Desde hacer que un mismo dominio funcione en varios servidores para repartir la carga de tu web; crear los subdominios que consideres necesarios o hacer que cada uno de ellos apunte a IPs o alojamientos diferentes. También puedes gestionar la zona DNS para cambiar de proveedor de alojamiento sin que la operatividad de tu web se vea interrumpida. Igualmente en el caso de cambiar el servidor de correo, de forma que los mensajes sean redirigidos al servidor de correo que prefieras.

Desde la nueva pestaña de gestión de DNS puedes hacer muchas cosas en relación a tu dominio y alojamiento. No esperes más para sacarle el máximo partido a tus DNS desde nuestro área de cliente.

Google crea una nueva extensión de dominio: .page

Publicado enDominios en octubre 10, 2018 10:00 am

Parece que el movimiento de los últimos meses iniciado por Google para la mejora de la seguridad en internet no ha sido suficiente. O al menos así lo creen ellos que ahora van en un paso más allá en su búsqueda de un internet más seguro. No es ninguna novedad que Google ejerce, también, como registrador de dominios. Una más de sus múltiples líneas de negocio y en la que se inició en 2015. Entre sus opciones de registro de dominio recientemente ha añadido un nuevo producto: los dominios .page

Los dominios .page

Si bien no es la primera vez que Google promociona nuevas extensiones de dominio, los dominios .page son muy diferentes de las opciones que gan creado hasta la fecha. Aunque Google llevara una estrategia similar cuando comenzó con los dominios .app; la extensión de dominio que facilitaba la creación de una aplicación para móviles relacionada con una página web. En su empeño por seguir mejorando la seguridad en internet, Google ha lanzado esta peculiar nueva extensión de dominio; y al decir peculiar nos referimos a que es segura por defecto. Esto se debe a que los dominios .page vienen configurados para soportar el protocolo seguro HTTPS.

A fin de poder permitir las conexiones seguras, este dominio de nivel superior ha sido incluido en la lista de precarga de HSTS. Es decir, los dominios .page son totalmente compatibles con la política de seguridad que permite la conexión segura entre un servidor web y un navegador. Algo que se produce forzando a la conexión siempre a través de HTTPS. Eso sí, a pesar de que los dominios .page cuentan con parte de trabajo de seguridad hecho, sigue siendo necesaria la instalación de un certificado SSL para el cifrado de la web.

¿Por qué .page?

En palabras de Google, .page es el dominio que facilita disponer de presencia online de una forma más sencilla. Pero lo que verdaderamente le hace diferente es el hecho de que sea mucho más segura que cualquiera de las otras extensiones de dominio. Además de que puede ser una forma más creativa de registrar un dominio y hacer que el usuario lo recuerde con mayor facilidad. Un argumento que es válido ahora que la extensión de dominio acaba de surgir; pero que pasará a ser tan habitual como cualquier otra extensión dentro de algún tiempo.

Quizá para evitar quedarse sin su dominio, algunos ya cuentan con su .page. Entre estos early adopters se encuentran sitios webs como la de la actriz EllenPageFrontPage. Dos de los ejemplos que puedes ver en la landing creada por Google para estos dominios y soluciones creativas por haber conseguido ser los primeros. Si tú también quieres tener tu propio dominio .page, regístralo antes de que se te adelanten. Eso sí, ten en cuenta que, como viene siendo habitual, el coste de estos dominios es más elevado que el de los genéricos. Por lo que te tocará rascarte el bolsillo.

Si por el contrario, prefieres un dominio genérico, tampoco esperes más y registra tu dominio cuanto antes y protege tu marca.

WHOIS, ¿qué es y para qué servía antes del RGPD?

Publicado enDominios en abril 22, 2018 10:19 am

WHOIS es un protocolo de transmisión (TCP) que actuaba a modo de base de datos y que contenía gran información acerca de los registradores de dominios. También sirve como intermediario entre ICANN, la Corporación encargada de la asignación de nombres y números en internet, y los registradores de dominios.

WHOIS se creó en 1982 a modo de directorio que contenía información acerca de los usuarios de ARPANET. Desde entonces, la plataforma ha ido mejorando sus políticas hasta constituir un servicio mejor y mucho más completo. Esta base de datos era de gran utilidad tanto para los registradores de dominios, como para los registratarios de los mismos. Además, resultaba útil para todo aquel usuario que deseara realizar cualquier tipo de consulta para saber de quién era un dominio.

¿Qué función tenía WHOIS?

A la hora de registrar un nuevo dominio, es necesario proporcionar una serie de información al registrador de dominios. Antes de la llegada del RGPD era posible comprobar quién estaba detrás de un dominio a través de una sencilla búsqueda en WHOIS. Por lo que era de gran utilidad para saber quién era el responsable de un ciberataque, por ejemplo. Además, la información contenida en esta base de datos también permite conocer direcciones IP o el nombre del propietario del dominio.

Así, si queríamos tener una dirección física en la que localizar al propietario de un dominio, aquí también encontrábamos esta información. Todo aquel que quisiera registrar un nombre de dominio debía proporcionar información técnica y de contacto que figuraría en la base de datos de WHOIS. Además, nos facilitaba la información de contacto técnico y administrativo y especificaba la fechas de creación y de caducidad del dominio; los llamados «datos de WHOIS».

Entre las mejoras incluidas en los últimos años en relación a esta herramienta destacan el recordatorio anual para la actualización o la corrección de los datos recogidos en WHOIS. Es decir, la información contenida en la base de datos está siempre actualizada, o al menos debería de ser así. En caso contrario, el dominio se pondrá en suspenso hasta que los datos disponibles hayan sido actualizados y correctamente escritos. También se han ido incluyendo políticas de restricción de marketing. De esta forma se evita que los datos extraídos puedan ser utilizados para fines comerciales.

¿Qué ha sido de WHOIS?

Antes de que la política de protección de datos cambiara, si estabas pensando en registrar un nuevo dominio para proteger tu marca, podías realizar una sencilla búsqueda dentro de WHOIS. Esto te servía para saber si el dominio que querías registrar se encontraba disponible. Si el dominio estaba libre, desde WHOIS se facilitaba el proceso para registrarlo. En caso de que el dominio ya estuviera ocupado, se mostraba el nombre del titular del dominio.

Hasta que llegó el RGPD, WHOIS era una herramienta de gran utilidad para conocer información de un dominio. Pero, con el cambio de política de protección de datos, actualmente revela muy poca información. Actualmente, únicamente puede conocerse la fecha de caducidad del dominio, el registrador o los name servers. Parece ser que, lamentablemente, el nuevo reglamento de datos (casi) ha acabado con WHOIS.

¿Deberías tener varios dominios para el SEO internacional?

Publicado enDominios SEO en abril 12, 2018 9:50 am

¿Quieres dar un salto internacional con tu empresa, pero no tienes muy claro si deberías o no registrar un dominio por cada uno de los países en los que quieras operar? ¿No sabes qué es una estrategia de SEO internacional? Si este es tu caso, te contamos cuáles son las principales ventajas y qué inconvenientes tiene adquirir un dominio geográfico diferente para cada uno de los territorios en los que quieras vender. O simplemente tener presencia en países extranjeros para comenzar una nueva actividad empresarial.

SEO internacional

Dependiendo del negocio es posible que no queramos limitarnos a escalar posiciones en los resultados de búsqueda del país en el que nos encontramos. En estos casos tendremos que iniciar una estrategia de SEO internacional que nos permita posicionar nuestra página web o tienda online en otros países. Para ello, podemos optar por registrar un dominio por cada país, la opción más conocida para expandir un negocio y conseguir llegar a nuevos públicos. Pero no es la única opción que podemos considerar para internacionalizar una empresa. La efectividad de la estrategia de compra de dominios geográficos dependerá principalmente de dos factores: los recursos disponibles y cuáles sean los objetivos que quieran conseguirse a través de la internacionalización.

Eso sí, deberás tener en cuenta que registrar un dominio por cada uno de los países afectará directamente al presupuesto del que dispongas. En cualquier caso, si tienes intención de expandir tu negocio y llegar a nuevos públicos mediante una estrategia de SEO internacional. No esperes más para registrar un dominio en diferentes países.

Mejora tu SEO local

La principal ventaja de comprar un dominio para cada país es que contribuye a mejorar el posicionamiento SEO local. El algoritmo de Google, y del resto de navegadores, trata de mostrar en los primeros lugares de los resultados de búsqueda aquellos sitios web que tengan un dominio que se corresponda con el país desde el que se realiza la búsqueda. Los navegadores intentan ofrecer al usuario los resultados que mejor puedan ajustarse a lo que espera con su búsqueda. Por eso interpreta que la web se orienta a un determinado país. De este modo prioriza esa página web a la hora de mostrar los resultados de la búsqueda. Además, que la web esté orientada a un único país, provoca mayor confianza en el usuario. El usuario medio suele percibir que el contenido del sitio web está personalizado y que le aporta valor.

Como desventajas, en primer lugar, habrá que tener en cuenta que los dominios geográficos únicamente le indican al navegador el país al que nos queremos dirigir. No así el idioma en el que se encuentra el contenido del sitio web o de la tienda online. Lo que puede resultar un inconveniente en el caso de países en los que se hable más de un idioma, haciendo que sea necesario habilitar una opción multidioma. Asimismo, también requerirá de mayor tiempo para la actualización de la web. El contenido disponible deberá ofrecerse en las diferentes lenguas que se hablen en el país, o al menos las principales. A lo que habrá que unir la labor de adaptar el contenido a la cultura específica de cada lugar.

Si quieres priorizar el SEO local en tu estrategia de internacionalización a través del registro de dominios geográficos, en Linube puedes registrar todos los dominios que necesites desde sólo 12€ al año.

¿Qué es el ciclo de vida de un dominio?

Publicado enDominios

Los dominios, al igual que otras muchas cosas, pasan por diferentes fases. El ciclo de vida de un dominio es un proceso que ha sido definido por la ICANN, la Corporación de Internet encargada de asignar nombres y números en internet; y es un procedimiento por el que pasan todos los dominios a lo largo de su vida en internet.

Aunque estas etapas tienen una duración predefinida, el transcurso de cada una de ellas puede variar en función de la extensión de dominio. En cualquier caso, conocer mínimamente en qué consiste el ciclo de vida de un dominio, y saber la fecha de caducidad de tu dominio, puede librarte del susto que supondría que tu página web deje de funcionar por la expiración de tu nombre en internet y evitar que tengas que gastar más dinero para poder recuperarlo.

Estas son las etapas que componen el ciclo de vida de un dominio:

Registro de dominio

En primer lugar, para que un dominio pueda registrarse debe estar disponible. Los dominios disponibles pueden haber estado registrados con anterioridad, o que nunca nadie los haya registrado. Para saber si el dominio que deseas registrar está libre, puedes comprobarlo desde la misma web del proveedor que hayas elegido para el registro; o, mismamente, realizando una sencilla búsqueda en Google. Si nadie lo ha registrado aún, puedes iniciar el proceso de registro de tu nuevo dominio.

El tiempo mínimo que puede registrarse un dominio es de un año.  Si prevés que tu proyecto tendrá largo recorrido y quieres evitar tener que estar pendiente de cuándo caduca, puedes ampliar el tiempo hasta un máximo de 10 años.

Dominio activo

Un dominio está activo desde el momento en que alguien lo registra y puede utilizarse para múltiples tareas, como ser la dirección de una página web o crear buzones de correo. En esta fase, es posible la transferencia de dominios de un proveedor de hosting a otro.

Todos los dominios tienen su fecha de caducidad. Esto significa que sólo permanecerán activos durante el tiempo que se haya establecido a la hora de registrarlos. Una vez transcurrido este tiempo, si el dominio no ha sido renovado, expirará y dejará de estar disponible en internet.

Período de gracia

Cuando el dominio ha caducado atraviesa durante un máximo de 45 días por el llamado período de gracia, o grace period. En este lapso de tiempo, el dominio no mostrará la web a la que habitualmente dirigía. Asimismo, tamposo será posible utilizar el correo electrónico asociado al mismo, puesto que dicho dominio se encuentra inactivo.

Durante el período de gracia puedes volver a reactivar tu dominio caducado pagando el precio habitual de renovación. Pero, si no se renueva dentro del período establecido, el proceso de eliminación del dominio seguirá su curso.

Período de castigo

El periodo de castigo o redemption period es un espacio de 30 días durante los cuales el propietario puede recuperar su dominio inactivo. Eso sí,  a un precio mucho más elevado; aproximadamente, el coste de reactivar un dominio en esta fase es diez veces superior al de su registro.

Una vez pasados los 30 días, se procederá a la eliminación del dominio.

Período de eliminación

Cuando un dominio entra en la fase de eliminación, o pending delete, ya no es posible su recuperación. Y al finalizar la fase, en un máximo de 5 días, el dominio volverá a estar libre para ser registrado de nuevo.

Liberación del dominio

El ciclo de vida de un dominio finaliza con la liberación del mismo. A partir de ese momento, el dominio caducado podrá volver a ser registrado por la primera persona que lo solicite.

Si eres cliente de Linube esto no te va a suceder jamás. Lo más probable es que ya hayas recibido alguna notificación en la que te informamos de la próxima caducidad de tu dominio para que no olvides renovarlo. Pero si aún no trabajas con nosotros, no olvides revisar la fecha de vencimiento de tu dominio. No te arriesgues a perderlo o tener que pagar un precio elevado por recuperarlo.

¿Qué dominios deberías comprar para proteger tu marca?

Publicado enDominios

Tu marca en internet es tu nombre de dominio y, para protegerlo, es muy probable que cuando vayas a registrar un nuevo dominio, tengas que hacerlo en más de una extensión de dominio diferente. Con estos dominios te asegurarás que nadie más puede hacer uso del nombre de tu empresa.

Evita que otros usen tu nombre en internet

Algunas empresas, por descuido o desconocimiento, únicamente registran su marca bajo una extensión de dominio. Generalmente suele ser .com o la extensión correspondiente con el país en el que desarrolla su actividad. En el caso de España «.es». En esta situación, alguien, incluso tu competencia, puede registrar el mismo nombre con una extensión diferente. Y de esta forma podría obtener beneficio económico a costa de nuestra marca. Por ello, se recomienda registrar el dominio en las extensiones más utilizadas, evitando así el uso de nuestro nombre en internet por parte de otros.

A pesar de que existen filtros como la Trademark Clearinghouse (TMCH) para evitar que alguien pueda registrar nuestro dominio con una extensión de dominio diferente, especialmente a raíz de la apertura de ICANN a nuevas extensiones, es muy difícil controlar que quien registra el dominio sea realmente el propietario de una marca. De ahí que muchos registradores de dominios oferten servicios de recuperación de dominios para ayudar a sus clientes a recuperar dominios relacionados con su marca que han sido registrados por terceros.

El dominio es mucho más que una simple dirección en la red. Además de revelar información acerca de nuestra empresa, puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de una compañía. Muchos están compuestos por palabras clave que identifican a la empresa o a su sector. Aunque esto también puede especificarse en la extensión de dominio gracias a los nuevos gTLD.

Registrar un nuevo dominio en Linube

Registrar un nuevo dominio es algo básico para el posicionamiento en internet y para ofrecer a tus usuarios una imagen más profesional acerca de tu empresa. Pero, antes de registrar uno o varios dominios, deberás establecer una estrategia de dominios; de forma que cuando vayas a registrar cada uno de esos nuevos dominios sepas cuántos y cuáles vas a necesitas. Como ya hemos mencionado, es recomendable registrar los más utilizados y, si lo deseas, redirigirlos al dominio principal. Aconsejamos registrar un dominio bajo la extensión .com y, si quieres ayudar a que los buscadores sepan los países a los que te diriges, los dominios geográficos más relacionados con tu empresa.

En los últimos años en España ha aumentado el registro de dominios .es. Esto se debe a que además de priorizar el posicionamiento SEO, se está protegido por el Ordenamiento Jurídico español. Asimismo, este tipo de dominios favorecen la creación de comunidades.

SEO internacional: ¿subdominios o subdirectorios?

Publicado enDominios SEO

Hace unos días te contábamos las ventajas y desventajas de contratar un dominio geográfico para cada uno de los países en los que quieras tener presencia. En esta ocasión, te ofrecemos dos alternativas a esa estrategia de internacionalización utilizando un solo dominio genérico. Ya sea una estrategia de subdominios o subdirectorios, ello afectará sobremanera al SEO internacional. Como punto de partida, para cualquiera de las dos opciones, deberás tener en cuenta que para Google todos los dominios genéricos son iguales y posicionan de la misma manera. Entonces, ¿subdominios o subdirectorios?

Un dominio, diferentes subdominios

Esto es, contar con un dominio principal bajo el que operan diferentes subdominios o direcciones complementarias. De esta forma, cada una de ellas está orientada a un idioma distinto; la labor de SEO será más fácil que con la compra de dominios geográficos para cada uno de los países. Ello es debido a que aunque cada uno de los subdominios hereda parte del posicionamiento orgánico que tiene el dominio principal, es más difícil llegar a obtener un buen SEO local.

Decantarse por esta opción, también tiene aspectos negativos. Por una parte, la orientación geográfica no es muy clara para google. Puedes ayudar a Google especificándole a  el país la que te diriges desde Google Search Console. Ten en cuenta que esta alternativa también resulta más difícil para los usuarios puesto que recordar un dominio geográfico es más sencillo, y ni siquiera es necesario al ser el propio Google quien tenderá a redirigir nuestra búsqueda al dominio que se corresponda con nuestro país.

En este caso, te recomendamos utilizar tu dominio principal (generalmente el .com) como punto de partida desde el que acceder a todos tus subdominios.

Un dominio con subdirectorios

En términos de posicionamiento SEO, esta es sin duda la opción más adecuada. Recurrir a los subdirectorios hace que parte del peso y la autoridad del dominio principal se transfiera a los subdirectorios; además, con ello, se mejora la calidad de los backlinks. Ahorra tiempo y dinero con subdirectorios.  El único cambio que habrá que realizar será traducir el contenido a los diferentes idiomas al compartir todos los subdirectorios la misma arquitectura web que el dominio principal.

Pero esta opción también tiene desventajas. Una vez más, se pierde el SEO local y se requerirá de mayor tiempo para obtener un buen posicionamiento. Y todo ello pese a que la autoridad del dominio beneficia en gran medida. Asimismo, el hecho de que la web comparta una estructura común puede hacer que el usuario perciba falta de interés, al ser el idioma lo único que cambia entre los diferentes subdirectorios.

Si te decantas por una de estas dos opciones, ten en cuenta que tendrás que añadir una dificultad extra en aquellos países en los que se hable más de un idioma. Es posible que en alguno de ellos tengas que realizar algún tipo de diferenciación dentro del sitio web.

En cualquier caso, si te decantas por subdominios o subdirectorios, no esperes para registrar tu dominio principal, ¡que no se te adelanten!

Geodominios: las extensiones que te sitúan en el mapa

Publicado enDominios

Como consecuencia de la obligada presencia en internet, la ICANN (Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números) ha abierto al mercado nuevas extensiones de dominio. Estas nuevas extensiones permiten la creación de sufijos relacionados con diferentes cuestiones. En este caso con las diferentes ciudades o países, la aparición de nuevas extensiones de dominio ofrecen múltiples beneficios tanto a las empresas como a los usuarios. Con el término ‘glocal’ en todo su esplendor, pensar el global pero actuando en local, y la posibilidad de poder especificar la actividad de una empresa en el dominio, se añade una nueva opción: la posibilidad de ubicarla geográficamente. Es decir, indicar en el dominio dónde se encuentra una determinada empresa. Estas extensiones de dominio geolocalizadas reciben el nombre de Geodominios.

A través de los geodominios, es posible detallar el país o la ciudad en los que opera una determinada marca. De esta forma, una compañía puede dirigirse a un segmento geográfico mucho más concreto y todo ello desde el propio dominio. El objetivo es establecer un vínculo mucho más fuerte entre una página web y el país o ciudad al que quiere dirigirse.

Mejora el posicionamiento SEO de tu web con geodominios

Los geodominios constituyen, además, una gran oportunidad de marketing para las empresas. Entre otras cosas porque ayudan a mejorar el posicionamiento orgánico de un sitio web en los resultados de búsqueda. Algo que está muy relacionado con que los navegadores tienden a priorizar la proximidad geográfica a la hora devolver sus resultados de búsqueda. Asimismo, con estas nuevas extensiones de dominio, se contribuye a la mejora de la imagen de marca de las entidades que las utilizan.

El hecho de incluir en el dominio el nombre del país en el que desarrolla su actividad provoca, de una forma casi inmediata, la asociación con los valores de esa ciudad o país. Los geodominios también sirven para crear cierta empatía hacia una marca y contribuyen a aumentar la visibilidad. Principalmente porque se da a conocer a escala mundial a las compañías, además de mostrar lealtad hacia un determinado lugar, concretamente hacia el país en el que desarrollan su actividad.

Del lado del usuario, gracias a los geodominios se puede obtener todo tipo de información relacionada con un determinado país o una ciudad de una forma muy sencilla. Y lo mejor de todo es que puede hacerse en apenas unos minutos. Salvando las distancias, podríamos decir que sería algo similar a lo que sucede con una guía turística. Los geodominios, de esta forma, ayudan a promover la aparición de comunidades o asociaciones digitales en las que los usuarios puedan compartir sus experiencias en relación a determinados temas comunes. Este tipo de comunidades virtuales contribuyen a mejorar el impacto cultural de estas ciudades o países en internet.

Entre los geodominios más utilizados se encuentran nombres de ciudades como .amsterdam, .brussels, .cologne, .london, .paris, .wales, .tokyo, .scot (Escocia), .miami, .nyc, .quebec, .madrid, .barcelona entre otros. Si estás pensando en orientarte hacia otros países, registrar un geodominio puede ser una buena forma de comenzar tu aventura internacional.

Extensiones que especifican la actividad de tu empresa

Publicado enDominios

La elección de un dominio, el nombre por el que se identifica una página web en internet, es una de las decisiones más difíciles que hay que tomar a la hora de registrar un sitio web. A la dificultad de la elección hay que sumar el hecho de decidir entre las diferentes extensiones de dominio existentes. A los dominios iniciales .COM (el dominio más extendido), .NET (creado inicialmente para organizaciones tecnológicas), .ORG (destinado a proyectos libres u organizaciones sin ánimo de lucro), .BIZ (para negocios y/o con fines comerciales) o .EDU (orientado a instituciones que tengan fines educativos), se suman otras extensiones nuevas. Un proceso que está en constante evolución y al que la ICANN sigue añadiendo nuevas posibilidades.

Desde el dominio puedes hacer muchísimas cosas más allá de indicar tu nombre. Con la aparición de nuevas extensiones hoy en día puede hacerse casi de todo, como por ejemplo, ubicar geográficamente tu compañía. Y es que, gracias a la apertura de nuevas extensiones por parte de la ICANN y el gran número de extensiones de dominio entre las que puedes elegir en este momento, tu dominio es mucho más que un nombre.

Extensiones de dominio para especificar tu actividad

El objetivo de estas extensiones de dominio no es otro que relacionar a las empresas con la actividad que realizan. Con este tipo de extensiones de dominio puedes indicar a qué te dedicas desde el propio dominio; sin que el usuario tenga que buscar más información sobre tu compañía. Bastará con leer tu nombre de dominio para saber a qué te dedicas. Eso sí, para que esta asociación sea correcta, primero debe pasarse por un período de verificación. Un tiempo en el que se comprueba que la actividad de la compañía realmente se identifica con la extensión de dominio que quiere utilizar. Es por eso que no es posible registrar un dominio que utilice alguna de las nuevas extensiones de manera inmediata. En la lista de nuevos gTLD, o dominios de nivel superior genérico, se encuentran entre otros los siguientes:

  • .MUSEUM, destinado a museos, asociaciones y personas relacionadas con la actividad museística.
  • .ECO, orientado a organizaciones concienciadas con el cuidado del medio ambiente.
  • .ARTE para entidades o personas que desarrollen alguna actividad artística o traten de impulsarla.
  • .SHOP indicado para e-commerce, por su facilidad de asociación y su significado casi universal.
  • .CLOUD reservado para empresas que desarrollen su actividad en la nube o guarden relación con el cloud computing.
  • .TRAVEL para servicios que tengan relación con el turismo o la promoción del mismo.
  • .JOBS en el caso de sitios web vinculados a la búsqueda u oferta de empleo y departamentos de Recursos Humanos de grandes compañías.

Dado que la presencia en internet es prácticamente una necesidad, la llegada de estas nuevas extensiones de dominio es muy probable que dé lugar a nuevos modelos de negocio. Por el momento, estas extensiones están únicamente pensadas para facilitar la clasificación de las páginas web en función de la actividad que realizan. Por lo que, por el momento, no benefician ni perjudican el posicionamiento en buscadores.

¿Qué es un dominio y qué tipos de extensiones existen?

Publicado enDominios

Un dominio web es un nombre en internet que va asociado a una dirección IP, direcciones numéricas de las páginas web. Por hacer un símil fuera del mundo internauta, un dominio es una forma de ponerle nombre a un número de teléfono; como los nombres que ponemos en una agenda para identificar el teléfono. Nacidos con el fin de facilitar el recuerdo de las páginas web en internet, en lugar de tener que recordar la dirección IP al completo, un dominio web se compone de diferentes partes.

Por un lado está el nombre del dominio y, por el otro, la extensión de dominio que se haya elegido; aquí deberemos tener en cuenta que también puede haber subdominios. Así, todos los dominios tienen una estructura de nombre + extensión, como por ejemplo linube.com.

Extensiones de un dominio web

Existen múltiples extensiones de dominio y cada cierto tiempo la ICANN permite el uso de otras nuevas. Pero, en líneas generales, las extensiones de dominio se clasifican tres tipos:

1. Los dominios genéricos, en esta categoría los más comunes son:

  • .com. Nació haciendo alusión a servicios de comercio, aunque, al ser uno de los primeros tipos de dominios que surgió, su uso se fue generalizando y utilizando prácticamente para todo tipo de registro. Se recomienda escoger este tipo de extensión precisamente por su preponderancia o universalización frente al resto. Paradójicamente, el hecho de su difusión ha hecho que comiencen a escasear los nombres disponibles.
  • .net. Originariamente fue creado para las empresas que prestaban servicios en la red (proveedores de acceso por ejemplo). Hoy en día, no hay que cumplir ningún requerimiento especial para el registro de la extensión, y lo puede solicitar cualquier entidad, aunque si bien es cierto (y esto ya es una percepción completamente subjetiva) el .com ha perdido su connotación original,  mientras que el .net aún se conserva ligado al mundo de las tecnologías, redes y la presencia en Internet orientada a la máxima interacción con el usuario.
  • .info. Inicialmente se creó para las webs destinadas a información. Actualmente no tienen restricciones para el registro, es decir, basta con que el nombre que se desea esté disponible para poder registrarlo. Y lo mismo ocurre con los otros tipos de extensión.
  • .org. En sus orígenes se creó para organizaciones sin fines de lucro.
  • .biz. Inicialmente se creó para los negocios (biz=business).

2. Los dominioes territoriales. Un tipo de dominio que cada vez cobra más relevancia entre nosotros, especialmente:

  •  .es. Territorial que hace referencia a España.
  • .eu. Territorial que hace referencia a Europa.
  • .eus. Territorial que hace referencia a las webs en euskera.
  • .cat. Territorial que hace referencia a Cataluña.

3. Las llamadas nuevas extensiones de dominio. En este grupo van añadiéndose con cierta frecuencia extensiones nuevas; así, puedes especificar la actividad de tu empresa desde el dominio o ubicarla geográficamente.

Regulación del registro de dominios

El registro de los dominios lo regula un organismo internacional cuyo nombre es ICANN. La ICANN delega a su vez en otra serie de organismos la gestión de algunas extensiones. Al PIR para los .org, AFILIAS para los .info, ESNIC para los .es, EURID para los .eu o DOMINI.CAT para los .cat.

Todos estos organismos son los que  acreditan a otras empresas para llevar a cabo los registros de sus extensiones.

Recomendaciones para la elección de un dominio

  • Extensión del dominio. La elección de un tipo de extensión u otro dependerá del ámbito de actuación de la empresa, grupo o actividad de la página web. La extensión más utilizada es el .com,  pero también es aconsejable  elegir la extensión que referencie la actividad de la web, por ejemplo si se dispone de una web de una ONG,  convendría realizar el registro del .org, si se dispone de una web informativa convendría escoger el .info…etc. Si el  negocio o ámbito de actuación se amplía, será aconsejable registrar los dominios territoriales de la nueva zona en la que se opera.  Por ejemplo,  si se comienza a operar en Portugal convendrá escoge el .pt.
  • Nombre del dominio: Corto, fácil de recordar y escribir y, si es posible,  que aluda a las palabras clave por las que tus usuarios o clientes tratarían de localizarte. Esto último,  además, te ayudará a posicionarte en los buscadores.

También es importante evitar la solicitud de nombres de marcas registradas para evitar conflictos.

Conflictos en los registros de dominios

Como el registro de dominios se trata de algo relativamente nuevo, muchos de los que se han visto envueltos en contenciosos para la resolución de conflictos afirman que se han encontrado con vacíos legales y una clara falta de jurisprudencia, aunque dada la evolución del mundo de Internet,  esta situación está cambiando vertiginosamente.

No obstante, se trata de aportar pautas clarificadoras,  así que para simplificar:

  • La ICANN establece el procedimiento a seguir  en los conflictos entre el titular y empresa registradora
  • Y WIPO (World Intelectual Property Organization) es uno de los organismos que gestiona los conflictos entre el titular y una marca.

Domainers

En Wikipedia se ofrece una definición muy acertada “los domainers son los inversores que comercian con los nombres de dominio de Internet, básicamente se dedican a la venta, compra y desarrollo de nombres de dominio de manera similar a los inversores inmobiliarios. Su ingreso deriva por lo general del parqueo de dominios, el desarrollo web, arrendamiento de dominios, reenvío de tráfico por navegación directa, como de la venta de dominios.”

Hay algunas entidades que se dedican a mediar en estas transacciones entre domainers e interesados en la adquisición de un dominio ya registrado.

Lanzamiento de nuevas extensiones de dominios

Con el lanzamiento de una nueva extensión de dominio, suele existir una fase “cerrada”, con restricciones, que permite que los nombres comerciales y marcas protejan sus registros. Y, luego, la mayoría de registros suelen “liberarse” y se permite que cualquier entidad solicite cualquier nombre siempre y cuando no esté ocupado en ese momento. Uno de los últimos lanzamientos de nuevas extensiones ha sido el de los dominios .XXX.  Los  dominios para webs de contenido adulto.

•    Y algunos de los lanzamientos que se están anunciando y que con más expectación  espera el público son:

Como curiosidad, desde hace algún tiempo existen extensiones de dominio para adultos. Así que, como puedes ver, las extensiones de dominio nos facilitan entender la temática de una web antes de haber ingresado en ella, lo que nos da una idea de lo que nos vamos a encontrar.

Ahora que ya sabes qué es un dominio y conoces las diferentes extensiones, ya puedes elegir el nombre ideal para tu negocio. Desde Linube te recomendamos hacer un esfuerzo para elegir un buen dominio; haz un análisis de la competencia, de las palabras clave y ¡se original!

Migración web y transferencia de dominio

Publicado enDominios

Antes de empezar a explicar paso a paso cómo realizar la transferencia de dominio, vamos a describir brevemente en qué consiste un alojamiento web.

Un site o hosting web está compuesto por:

  1. Un dominio. Es decir, el nombre con el que se accede a la página web, por ejemplo, en el caso de Linube: linube.com.
  2. Y un hosting o alojamiento web. Un servicio de alojamiento (espacio que se ofrece en un servidor para almacenar contenido web, bases de datos, correo, etc.) contratado en una empresa de hospedaje web.

Los pasos que se recomienda seguir para completar una migración son:

1. Solicitar la transferencia de dominio

Aunque se solicite la transferencia de dominio, este hecho solo significa que el nombre de dominio cambia de agente registrador. Sin embargo, éste seguirá apuntando al antiguo alojamiento o servidor mientras no realices los cambios oportunos para que apunte a los servidores de la nueva empresa de hospedaje.

Transferencia de dominio GENÉRICO (.com, .net, .info, .org, o .biz)

Es preciso:

  1. Que esté operativo, es decir, que el dominio no esté caducado. Se recomienda iniciar cualquier transferencia con, al menos, un mes de antelación respecto a la fecha de renovación del dominio.
  2. Para los dominios genéricos es preciso el auth-code o código de autorización. Es un código que deben facilitarte los registradores actuales (en caso de que no se pueda obtener desde el panel de control del dominio).
  3. Que el dominio esté desbloqueado. El bloqueo es una medida de seguridad para evitar transferencias no deseadas. Por lo general, cuando se solicita el auth-code, el dominio se suele desbloquear.
  4. Y por último, que el e-mail de contacto que figura bajo el contacto administrativo del dominio esté operativo y te pertenezca (o pertenezca al dueño del dominio) ya que es ahí donde llegará un correo electrónico solicitando la aprobación (mediante la entrada a un enlace) para el traslado del dominio.

Una vez que el contacto administrativo ha aceptado el traslado, la transferencia, por lo general, tarda entre 5 y 7 días en completarse.

Transferencia de dominio .ES
  • El dominio .es es un dominio territorial que se rige por la normativa de www.nic.es.
  • Para transferirlo basta con que el e-mail que figura bajo los datos del contacto administrativo esté operativo y te pertenezca; o pertenezca al dueño del dominio. Ya que es ahí donde llegará un correo electrónico solicitando la aprobación para el traslado del dominio. Generalmente, suele tratarse de un elance.
  • Una vez que el contacto administrativo ha aceptado el traslado, la transferencia, por lo general, tarda 1 día en completarse.

2. Crear una copia del alojamiento

Contrata el plan de alojamiento que mejor se adecue a tus necesidades actuales y encárgate de crear una copia de todo tu contenido en el nuevo espacio:

  1. Sube una copia de la web a través de IP (dirección numérica del hosting) y los datos FTP que te faciliten para acceder al nuevo espacio.
  2. Crea una copia de las bases de datos (en caso de que tu alojamiento necesite este servicio).
  3. Realiza una copia de los subdominios (en caso de que tu alojamiento necesite este servicio).
  4. Crea una copia de las cuentas de correo que se estén utilizando actualmente bajo el nombre del dominio.

Nota importante. Para los servidores VPS, cloud y dedicados, si se dispone de panel de control y la versión de este coincide con el tipo y la versión de panel de la empresa a la que se va a trasladar el contenido, el proceso de la copia del alojamiento se puede automatizar.

3. Cambiar el apunte del dominio

El último paso, una vez que el dominio se ha trasladado a la nueva empresa y la copia de la web está preparada, consiste en modificar las DNS. Las DNS es lo que permite que el nombre de un dominio se asocie a un alojamiento o espacio en un servidor. Por ejemplo, en Linube, algunas de las que utilizamos son:

ns1. linube.com
ns2.linube.com

Consulta a tu proveedor de alojamiento cuáles son las tuyas si no las conoces.

Nota importante: Las DNS deben cambiarse desde el panel de control del dominio. Tardan entre 24 y 48 horas en propagarse; por eso es recomendable gestionar el cambio cuando se prevea menor afluencia de tráfico a la web. De esta forma podremos minimizar las pérdidas de correo que puedan existir.