944 063 154

Blog

¿Por qué tu IP o dominio han acabado en una blacklist?

Publicado enCorreo / Webmail en junio 26, 2019 10:00 am

Aunque los primeros resultados de Google solo hablen de una serie con el mismo nombre, una Blacklist, o lista negra, se remonta a mucho antes de 2013. La idea, tanto de la serie como del término informático, es la misma: una lista que recoge cosas que no se han hecho bien. En el caso de la serie, nombres de personas que no han obrado todo lo bien que debieran; en el del concepto de internet, de direcciones que han realizado un uso indebido de una dirección IP o de un nombre de dominio.

¿Qué es una lista negra?

Una blacklist es una lista que recoge direcciones IP o dominios que, generalmente, se han utilizado para enviar spam. Pero el envío de emails no deseados no hace que una dirección acabe de forma automática en listas negras, sino que depende de si los destinatarios marcan tus correos como emails no deseados. De forma que, indirectamente, el uso que hagas de tu IP o dominio también puede hacer que puedas, o no, acabar en listas negras.

Cuando un domino o una dirección IP es añadida a una blacklist es posible que los correos que envíes desde el dominio asociado a dicha IP no lleguen a tus usuarios. Aunque esto depende en gran medida de los filtros establecidos por el proveedor del destinatario. Si su proveedor filtra por aquellas listas negras en las que se te ha incluido, el destinatario no recibirá tus correos electrónicos puesto que los filtros antispam han impedido el paso a su bandeja de entrada. En cambio, si filtra por otras blacklist diferentes, los emails que envíes le llegarán con normalidad.

¿Cómo salir de una blacklist?

Podría parecer que salir de una lista negra sea misión imposible, pero nada más lejos de la realidad. Eso sí, ten en cuenta de que antes de proceder a sacar tu IP o dominio de una blacklist, debes identificar dónde está el origen del problema. De otra forma, no servirá de nada todo lo que hagas, ya que el problema sigue ahí y volver a una lista negra solo será cuestión de tiempo.

Si el problema es el mal uso que tú haces de los envíos de email, deberías empezar por ahí. Para ello, elimina de la lista aquellos usuarios inactivos y no vuelvas a añadir a los que se han dado de baja. Además, puede ser buena idea espaciar en el tiempo tus envíos, así evitarás saturar a tus destinatarios y que acaben marcando como spam tus mensajes.

Asimismo, puede ser que si te encuentras en un servidor compartido estés sufriendo las consecuencias del mal hacer de tus vecinos de alojamiento. En este caso lo recomendable es pasarte a un servidor cloud para no tener que compartir IP con otros usuarios ni verte afectado por el uso que hagan de la misma. Con tu propio servidor, si tu IP o dominio acaban en listas negras, es porque hay algo que no estás haciendo bien.

Una vez sepas cuál es el problema, deberás saber en qué listas negras te encuentras. No existe una única blacklist, así que tu IP puede encontrarse en unas cuantas listas negras. Para ello, puedes realizar una búsqueda en sitios como MXToolbox o Spamhaus y solicitar la exclusión de las blacklist en las que se ha añadido la IP vinculada a tu dominio. Después de realizar la solicitud, solo te quedará esperar a que el proveedor te saque de su lista de desautorización.

Evita las listas negras

Para evitar acabar en una blacklist basta con seguir buenas prácticas en relación al envío de correos electrónicos. Por un lado, debes evitar utilizar tu servidor de correo para estos envíos masivos. Existen herramientas como Mailchimp o Mailrelay para realizar este tipo de envíos y evitar que la IP o el dominio desde el que se realizan acaben añadidos en una lista negra.

Por otro lado, es recomendable mantener limpia tu lista de suscriptores. Es decir, enviar correos solo a aquellos usuarios que hayan aceptado el envío de notificaciones comerciales y que se mantengan activos; de otra forma, añadiendo direcciones de correo que no han aceptado tus emails acabarás tarde o temprano en alguna blacklist. Además, te recomendamos revisar con cierta frecuencia tu lista de suscriptores para mantenerla siempre lo más actualizada posible.

A diferencia de lo que ocurre en The Blacklist para salir de una lista negra de internet basta con hacer un buen uso del servicio de correo.